La ética digital

Este árticulo es una copia literal del sitio web de la fundación: Heinrich Böll 

Durante más de diez años hemos tenido celulares en nuestros bolsillos. Aproximadamente el mismo tiempo que llevamos retozando en Facebook. Hace cinco años que WhatsApp nos acompaña a cada paso. Al menos a muchos de nosotros. Y esto tiene algunas consecuencias que podemos observar objetivamente en nuestra vida cotidiana.

“Hablar por teléfono ya no es común”, dijo el otro día una amiga y vecina después de acompañar a nuestros hijos a la escuela. Es cierto: nos comunicamos por WhatsApp para decidir quién recogerá a los niños. Se trata de una manera moderna y también más cómoda que llamar a alguien por teléfono.

También estamos en una época hermosa en la cual podemos estar en contacto con nuestra familia y amigos que viven lejos. Llevamos el mundo en nuestro bolsillo, independientemente del lugar y del tiempo.

Pero en el caso extremo a veces nos soltamos de situaciones incómodas o del trato directo con prójimos y perdemos la posibilidad de tener una conversación cara a cara. Conozco familias que solamente están whatsappeando, incluso cuando están juntos en la misma casa.

Facebook, Instagram y Whatsapp —tres ejemplos, más o menos por casualidad, de la misma empresa— existen para mejorar nuestra vida, facilitarla, hacerla más hermosa y conveniente, para que estemos conectados siempre y por todas partes. Esa es la promesa y el modelo de negocio. Porque además tenemos la sensación de que son gratis.

Por eso pasamos a gusto nuestro tiempo libre por el buffet de las propuestas digitales: para comprar, chatear, flirtear o reservar hoteles para nuestras próximas vacaciones, al mismo tiempo que perdemos de vista —literalmente— a nuestros contactos. Quienes no nos pierden de vista son las compañías operadoras de las plataformas. Los datos que producimos y que les son útiles los guardan (quién sabe dónde y quién sabe por cuánto tiempo) y utilizan para vender publicidad dirigida a nosotros (los clientes).

“Big Data” como cianotipo economizado de nuestro mundo

Son bases de datos gigantescas —Big Data—, a partir de las cuales instituciones interesadas observan nuestras acciones, aficiones, gustos, opiniones y localizaciones cada que usamos un medio social.

Esto lo sabemos gracias a los descubrimientos de Edward Snowden sobre los programas de vigilancia de los servicios secretos. Nuestra privacidad está siendo exterminada. La mayoría de nosotros lo tomamos con espíritu crítico: “No tengo nada que esconder”, decimos. Pero en cualquier momento podríamos contradecirnos (cada quien tiene algo que esconder y sus razones), además de que es una actitud anticuada, pues sería impensable en los jóvenes.

Hoy el mundo en la Red no solo es un microcosmos de nuestras acciones diarias y un cianotipo economizado de nuestras relaciones, sino que además está caracterizado por un nivel macro político y cultural de nuestros imaginarios, de cómo funciona el mundo. Por eso para navegar en un mundo de constante cambio digital hacen falta orientadores de valor.

Y el enfoque para pensar nuestra actuación en el día a día online se llama ética, y busca trasladarse de los pensamientos de tiempos anteriores al presente para que nuestras vidas lleguen a buen puerto.

La ética digital no quiere dictar o imponer algo a las personas, no es prescriptiva, busca más bien elevar a las personas para que analicen su actitud individualmente (y también su abstención) hasta un punto en el que eso contribuya a su propia felicidad o por lo menos fortalezca a su comunidad.

En este punto se complejiza la situación y para apoyarnos a clarificarla podemos recurrir al manual alemán de buenas maneras (Knigge). En él hay varios cuestionamientos que necesitamos hacernos: ¿Cuáles son las condiciones para una vida y una sociedad en armonía? ¿De qué manera querríamos vivir? Y tal vez, la pregunta más importante: ¿Qué persona queremos ser?

La ética digital como herramienta de análisis crítico

En la digitalidad se plantean una y otra vez nuevas preguntas, por ejemplo: ¿De qué estamos hablando en realidad? Nuestras vidas se mejoran con las redes sociales, pero también las usamos para crear una nueva distancia entre los seres humanos de carne y sangre, porque ellos, con su complejidad y su comportamiento individual, nos fatigan. Las aplicaciones digitales tienen una solución para ese dilema, pero crean al mismo tiempo otros problemas: tenemos miedo de estar solos, por eso mantenemos entre nuestros contactos a “nuestros amigos” más cercanos, pero al mismo tiempo nos gustaría tener más y más contactos porque el número de contactos nos da valor. Cada uno de nosotros es tanto como se conecta, con quién y con cuántos.

¿Entonces qué significa la explotación de nuestras “redes sociales” por las empresas californianas para la cohesión de nuestra sociedad? Es probable que la simulación de una sociedad en línea sea suficiente evidencia de la existencia de nuestra sociedad. En cierto modo estamos satisfechos con este reemplazo. La idea progresista de una sociedad civil que se orienta en discusiones abiertas, públicas, siempre ha sido un ideal más que un estado real.

En el fondo, en las redes sociales se trata de que los clientes interactúen entre sí, porque más interacción significa más datos utilizables, y eso significa más posibilidades para la venta de publicidad. La promesa de internet era originalmente otra: ¡mayor posibilidad de debatir!, ¡más voces en la conversación!, ¡más participación! ¿Y qué es lo que tenemos al final?

Una internet diferente es posible

No creo que la idea de internet sea equivocada o falsa. Y de hecho pienso que Facebook y compañía son en general una excelente idea. La Red como una tecnología de modernización e interconexión puede enriquecer nuestra vida cotidiana y liberar nuevas fuerzas productivas y creativas —lo que en parte podemos ver ya—, el problema es que hasta ahora no tenemos ni el Internet ni las redes sociales que merecemos.

Las aplicaciones más populares están en manos de unas pocas grandes empresas, y cada una de ellas controla los datos de sus clientes de forma centralizada. La utopía de tratar de forma diferente las vidas en línea es segmentación, una explotación sistemática de los datos humanos. Lo aceptamos hasta ahora sin crítica porque la Red nos parece un medio ambiente y un hábitat totalmente normal y natural, pero es importante que adoptemos una actitud en la cual no olvidemos que una internet diferente es posible y preferible, uno que no pone en el foco la explotación de nuestros datos y que tampoco targetea nuestra vida, sino uno que hace posible la conexión y la comunicación sin que sea una agencia de monitoreo.

Las redes sociales necesitan convertirse en los medios sociales de una esfera pública discursiva y libre para que no solo comuniquen bajo requisitos y condiciones de los que monopolizan los datos en un terreno digital privado.

La condición es que más personas tomen conciencia del status quo de Internet, de su propia actitud de “no me importa” y del imaginario de que el uso de Internet es “gratis”, porque esa no es la realidad: pagamos con nuestros datos y eso tiene un precio alto.

Internet todavía es joven, aún está en la fase experimental, sin embargo ya podemos ir priorizando la importancia de que la vida digital se convierta en una “buena vida”, dentro de una sociedad democrática. En Alemania cumplimos los requisitos.*

*Este texto es una traducción libre realizada por Sarah Spitz del artículo “Digitale Ethik”, publicado en la revista Böll Thema, edición 1/2018: “Digital ist okay! Chancen und Risiken des Wandels”, disponible en la página web de la oficina central de la Fundación Heinrich Böll.

Fuente: https://mx.boell.org/es/2018/02/28/la-etica-digital

Un «simple viaje de pesca»

Quizás no esté muy relacionado a mi quehacer profesional pero es una nota que debo de compartir, ya que dentro de las muchas profesiones en la sociedad que existen, la pesca es una muy interesante y el poder enfrentarse a un entorno diferente te invita a reflexionar.

Podría analizarlo como un auditor, viendo los riesgos que existieron en el viaje pero esta experiencia da pie para otro tipo de reflexionas, reflexiones de vida que nos ayuda a tener un crecimiento integral como ser humano, adjunto los siete puntos que resumen mi viaje de pesca, el supuesto “simple viaje de pesca

Que aprendí de un “simple viaje de pesca”:

  • Que las distancias físicas son números que intenta ocultar mis sentimientos para el amor de mi vida que sé que me piensa y conforme estas son más largas nuestros lazos con más intensos.

  • Que el silencio es un gran amigo y te ayuda a reflexionar sobre el ayer y el presente.

  • Que el destino puede ser cruel para aquel que vive con pasión una afición y en razón de segundos puede darle una dura bofetada.

  • A pesar de lo mucho o poco que sea el fruto de tu esfuerzo, termina siendo suficiente el saber que gracias al sudor de tu frente se logró materializar de alguna forma.

  • Amigos son aquellos que no tienen mucho, y de lo poco que tiene te dan para compartir juntos la alegría de unas horas sanas a la deriva.

  • Y justo cuando regresas a casas, sin importar si el tiempo fue mucho, poco o simplemente lo justo, las sonrisas de tus hijos te recargan de energías para simplemente dar gracias al Universo.

  • Al final, la paciencia es una virtud que debemos buscar en pequeños momentos y con amor logras seguir conquistando poco a poco este mundo.

 

No puedo cerrar esta nota sin empresas mi más sincera admiración a los pescadores que día a día salen en la noche a buscar el sustento de sus familias.

Por demás está decir que, los regalos diarios que me hace mi esposa son únicos y los valoro como el tesoro más grande que un hombre puede tener.

Certificación en Design Thinking

Sucede que el Universo se encarga de proveer instrumentos para seguir avanzando, uno de esos fue la oportunidad de tomar el examen para una certificación que ofrecen CertiProf, sobre Design Thinking, misma que disfrute al máximo y vamos a hablar un poco sobre ella.

Debo aclarar antes que todos estos conceptos son mi punto de vista sobre el temario de la certificación obtenida:

Primero: ¿Que es Innovación?

Cuando hablamos de innovación es la oportunidad de tomar algo que ya existe y de alguna forma mejorarlos desde cualquier punto de vista, un aspecto importante es que la invención es un concepto diferente al de la innovación.

Como segundo ítem cuando hablamos de innovación debemos de pensar en las personas innovadoras que vienen a ser aquellas partes dentro de las actividades y negocios que mediante nuevas ideas, herramientas aplicadas y prácticas hacen que la innovación mejore los procesos y solventen problemas o necesidades.

Ahora bien, cuando hablamos de innovación tenemos tres puntos de vista: la innovación de servicios (mejora la satisfacción del cliente, aumenta rentabilidad de las empresas), innovación de productos (en este caso se toman en cuenta un producto existen y como mejorar sus especificaciones técnicas, componentes, materiales, software, usabilidad, entre muchas otras cosas) e innovación de procesos (tomamos en cuenta en este aspecto los cambios en: técnicas, métodos, herramientas, software, materiales, etc. Terminando con una productividad más efectiva).

Segundo: Transformación digital.

Como segundo punto a tomar en cuenta como introducción al tema es la transformación digital, para la cual nada mejor que la imagen que nos regaló CertiProf:

Un dato importante dentro de este tema tiene que ver con la Disrupción Digital la cual de forma sencilla es el punto y aparte de un nuevo concepto, es decir si hablamos de tecnología disruptiva como por ejemplo el Blockchain es la que nos permite innovar (lo mismo sucedió con la aparición del internet, telefonía móvil). Ejemplos más actuales sobre tecnologías disruptivas que llevaron a cambiar muchos conceptos actuales de la mano de la innovación lo han sido: Uber, Netflix, Facebook la pregunta para los lectores es ¿Por qué?

Tercer tema: Certificación en Design Thinking, ¿Por qué?

Como podemos ver, luego de una breve inducción sobre la importancia de la innovación en la era actual, nos cuestionamos por que es necesarios pensar en Design Thinking: es una metodología que se implementa principalmente en empresas en donde se busca generar ideas innovadoras para la creación de productos o servicios. Estas ideas no solo se caracterizan por ser innovadoras, sino también por ser acertadas al estar enfocadas en satisfacer las necesidades de los usuarios finales

Cuarto: Lean + Agile

El Design Thinking si se complementa con herramientas como el: LEAN (es una filosofía y un enfoque que hace hincapié en la eliminación de residuos o de no valor añadido trabajo a través de un enfoque en la mejora continua para agilizar las operaciones. Está centrado en el cliente y enfatiza el concepto de eliminar cualquier actividad que no agregue valor a la creación o entrega de un producto o servicio) y AGILE (Envuelve un enfoque para la toma de decisiones en los proyectos de software, que se refiere a métodos en el desarrollo iterativo e incremental, donde los requisitos y soluciones evolucionan con el tiempo según la necesidad del proyecto. Así el trabajo es realizado mediante la colaboración de equipos auto-organizados y multidisciplinarios, inmersos en un proceso compartido de toma de decisiones a corto plazo).

Lean se enfoca en eliminar aquellas tareas que no aportan valor al proyecto realizado y Agile busca entregas rápidas de máxima calidad, tanto de producto como de servicio, para que el cliente pueda aportar cambios que sean factibles en tiempo y costos.

Quinto: ¿Qué es Design Thinking?

Es un enfoque poderoso que ayuda a las organizaciones a crear diseños digitales útiles que se adapten a las necesidades de las personas. Con el proceso de pensamiento de diseño, las organizaciones pueden apuntar, desarrollar y dar forma a las ideas para convertirse en propuestas prácticas y atractivas para los usuarios o clientes.”

Algo importante sobre este enfoque es que fue desarrollado por el fundador de IDEO, David Kelley, cuyo método se centra en tres elementos principales de un producto o solución: Personas + Tecnologías + Negocios.

Sexto: Los 4 elementos fundamentales del Design Thinking

  • Defina el problema: Elija el problema correcto para resolver para facilitar la vida de los clientes, luego enmarque el problema de una manera que invite a soluciones creativas. #EMPATIA y es importante sobre todo recordar, empatizar con los clientes u usuarios sobre el problema.
  • Genere y analice muchas soluciones: Reunir ideas de múltiples disciplinas en un entorno libre de juicios proporcionará una gama más amplia de ideas. #TEMA una vez que se tiene el tema a trabajar, es importante considerar las múltiples soluciones y en torno a ellas los escenarios de las mismas.
  • Refina y mejora las ideas seleccionadas: Es posible que haya que repetir esta etapa muchas veces hasta que aparezca la idea correcta. #COLABORATIVO y #EXPERIMENTAL, estamos hablando que para lograr la mejora de ideas en búsqueda del éxito es mejor si lo trabajamos en grupo.
  • Elige la mejor solución y ejecuta: Compromete recursos para que la idea seleccionada sea exitosa. #OPTIMISMO una vez que se selecciona la idea el optimismo ayuda a generar los cambios y consecuentemente innovar de forma efectiva.

Séptimo: Fases del Design Thinking

Es en este momento donde la certificación toma un sabor bonito y nos ponemos a trabajar en las diferentes fases y sus características, siempre teniendo en cuenta los usuarios y la creatividad como herramientas principales:

Nota: Se debe tener claro que no todos los problemas pueden ser resueltos a la misma vez, por lo tanto es importante definir el enfoque específico de aquellos problemas, para tomar medidas necesarias para llegar a una solución definitiva.

De las fases anteriores (5 en total + 1) podemos resumirlas en tres grupos:

  • ENTENDER (empatizar + definir)
  • EXPLORAR (Lluvias de ideas + Prototipos)
  • MATERIALIZAR (Evaluar + Implementación)

El desarrollo de cada una de las fases anteriores es lo realmente rico de la certifiación.

Octavo: Los siete atributos del Design Thinking

  1. Muéstrelo, no lo diga.
  2. Foco en los valores humanos.
  3. Cree con claridad.
  4. Abrace la experimentación.
  5. Tenga en cuenta el proceso.
  6. Colaboración radical.
  7. Predisposición hacia la acción.

Dentro de las conclusiones de la certificación rescato una frase importante del curso:

Design Thinking es un nombre inapropiado ya que se trata mas de hacer que de pensar.

El Design Thinking, al no ser una ciencia o teoría, sino una metodología altamente creativa que busca explorar y encontrar nuevas soluciones integrales que se enfocan en la necesidad de las personas, este carácter experimental requiere de personas con una mentalidad optimista y abierta a las posibilidades, para así buscar diferentes opciones que pueden ser viables y factibles para el desarrollo de un proyecto.

Seguimos avanzando