¿Eliminar la incertidumbre con una buena gestión de riesgos?

Introducción:

Antes de iniciar debemos de acotar que manejar un escenario donde exista una gestión de proyectos con cero riesgos es una utopía, por tal razón es importante tener una correcta tolerancia de riesgos procurando reducir la incertidumbre al máximo.

Ahora bien, repasando el párrafo anterior el riesgo contiene atributos que lo diferencian de la incertidumbre. El riesgo es la parte de la incertidumbre que se encarga de gestionar la Gestión de Riesgos, mientras que la incertidumbre latente es aquella que sigue siendo desconocida. La parte de la incertidumbre gestionada es aquella que es susceptible de ser analizada.

Sobre la definición de riesgos podemos leer el siguiente articulo respecto a bases generales donde se vio la definición y tipos de riesgos.

De acuerdo con la RAE el concepto de incertidumbre se define como: “Falta de certidumbre” llevándonos entonces a buscar el concepto de certidumbre el cual dicta:

  1. f. certeza.

  2. f. desus. Obligación de cumplir algo.

Desarrollo:

Si bien es cierto dentro de los proyectos, o la gestión de procesos diarios de las instituciones el ideal es procurar siempre cumplir con todo lo definido dentro de la gestión de estos. La reducción de toda la incertidumbre es inviable para el desarrollo del proyecto, desde el punto de vista económico por los recursos que implicaría. La Dirección de Proyectos requiere, por tanto, de habilidades de liderazgo y de adaptabilidad para lograr tener un grado bajo de incertidumbre y además una correcta gestión de riesgos.

Como se habla del abordaje de la incertidumbre es imposible dejar de lado que esto implica un costo elevado, por lo que hay un límite hasta el que las empresas llegan. Consiste en contenerla y administrarla de forma responsable, no en eliminarla. Un nivel de inversión alto para mitigar la incertidumbre implica una baja tolerancia al riesgo, pero nuevamente son costos elevados. En cada proyecto resulta determinante la incertidumbre con la que se va a convivir y el costo que esto supone para la empresa. El proyecto debe encontrar un nivel de riesgo aceptable.

 

En la gestión de riesgos dentro de los proyectos o procesos manejados en las instituciones, se debe de considerar qué parte de la incertidumbre constituye un riesgo para el proyecto o procesos en donde se debe poder establecer las amenazas u oportunidades que genera, una probabilidad de ocurrencia y un impacto en el caso de que suceda. El sistema de control interno o la persona (departamentos) administradora de los riesgos institucionales (El Risk Management) va a permitir conocer las vulnerabilidades y oportunidades que esa parte de la incertidumbre ocasiona. Los riesgos posibilitan desarrollar planes de mitigación y contingencia.

La incertidumbre en la administración de proyectos o la gestión de procesos puede tener como consecuencia que no se alcancen los objetivos planteados en el proyecto, debido a resultados negativos y amenazas; consecuencias irrelevantes; u oportunidades.

¿Eliminar la incertidumbre con una buena gestión de riesgos?

Retomando la pregunta que nos permitió repasar una serie de conceptos en el tema de riesgos, debemos afirmar que la eliminación de la incertidumbre si bien es cierto es un ideal que implica una inversión elevada de la mano de la buena gestión de los riesgos, en ocasiones la estrategia nos pide tolerar un grado mínimo dentro de los proyectos o procesos, esto al igual que no se puede tener un proyecto libre de riesgos.

Conclusiones:

Cuando hablamos que la gestión de riesgos solamente puede abordar un subconjunto de los riesgos de un proyecto o procesos de las instituciones estamos hablando de una realidad en donde se trata de administrar aquellos que se han podido identificar y, además, que cuentan con los recursos necesarios para su análisis, evaluación, mitigación y control. Sin olvidar que se tolera un grado de incertidumbre este de la mano de la inversión realizada en la gestión de los riesgos.